Image
Image

"Progetti di Vita": Proyectos de vida y dignidad

Los "laboratorios eucarísticos" quieren ser "lugares-puente" en los que las personas frágiles que producen las hostias tengan la posibilidad de un trabajo y por tanto de un salario y sean escuchadas para poder  comprender un posible proyecto de vida adecuado a los talentos e inclinaciones personales.  Los laboratorios quieren, por tanto, ser lugares donde el ser humano y su dignidad estén en el centro, en modo tal que pueda ser escuchada y cultivada para que pueda florecer en un proyecto concreto de autonomía. En cada taller los educadores, en un camino de acompañamiento de una duración máxima de dos años, junto con el sacerdote encargado del proyecto, ayudan a cada persona en su integración o reintegración social y laboral. Solo en el caso de prisión, donde las penas a cumplir suelen ser muy largas, las personas que trabajan en el laboratorio son contratadas indefinidamente.

Antes de "salir" del laboratorio, las personas frágiles que han recibido apoyo enseñan a otras personas en dificultad el "arte" de hacer hostias. Un "traspaso" que le permite ayudar al mayor número de personas posible.

El camino hacia la dignidad y la autonomía está siempre íntimamente ligado al testimonio que se dirige a las iglesias. Los sacerdotes que reciben en donación las hostias cuentan a los fieles de dónde vienen las hostias, hablan de ese contexto específico de pobreza y testifican que en el pan consagrado está verdaderamente la presencia de Cristo.

Progetti di Vita: Proyectos de vida y dignidad

Los "laboratorios eucarísticos" quieren ser "lugares-puente" en los que las personas frágiles que producen las hostias tengan la posibilidad de un trabajo y por tanto de un salario y sean escuchadas para poder  comprender un posible proyecto de vida adecuado a los talentos e inclinaciones personales.
Descubre más

Los laboratorios quieren, por tanto, ser lugares donde el ser humano y su dignidad estén en el centro, en modo tal que pueda ser escuchada y cultivada para que pueda florecer en un proyecto concreto de autonomía. En cada taller los educadores, en un camino de acompañamiento de una duración máxima de dos años, junto con el sacerdote encargado del proyecto, ayudan a cada persona en su integración o reintegración social y laboral. Solo en el caso de prisión, donde las penas a cumplir suelen ser muy largas, las personas que trabajan en el laboratorio son contratadas indefinidamente.

Antes de "salir" del laboratorio, las personas frágiles que han recibido apoyo enseñan a otras personas en dificultad el "arte" de hacer hostias. Un "traspaso" que le permite ayudar al mayor número de personas posible.

El camino hacia la dignidad y la autonomía está siempre íntimamente ligado al testimonio que se dirige a las iglesias. Los sacerdotes que reciben en donación las hostias cuentan a los fieles de dónde vienen las hostias, hablan de ese contexto específico de pobreza y testifican que en el pan consagrado está verdaderamente la presencia de Cristo.

 

CÁRCEL DE OPERA

MOZAMBIQUE

SRI LANKA

ETIOPÍA

CÁRCEL DE OPERA

MOZAMBIQUE

SRI LANKA

ETIOPÍA