Image

El proyecto

El viaje del violín de Kounellis

Es un signo itinerante para reflexionar sobre el tema de los encarcelados. 
Jannis Kounellis, fallecido el 16 de febrero de 2017, por invitación del director de la cárcel, Giacinto Siciliano, y de Arnoldo Mosca Mondadori, visitó personalmente el taller de Liuteria del Carcere di Milano-Opera.

Inspirado en este encuentro, concibió una de sus últimas obras, utilizando precisamente uno de los violines construidos por los reclusos, que donó a la Fundación Casa del Espíritu y de las Artes, artífice del proyecto de la Liuteria. 
El violín es un signo para reflexionar, a nivel personal e institucional, sobre el tema de los privados de libertad y sobre los derechos de las personas detenidas, en todo el mundo. La obra nació con seis manos, junto con una obra del poeta Daniele Pieroni y la música “El violín de Kounellis” escrita por el músico y compositor Carlo Crivelli.

Aquí abajo puedes escuchar la canción.

Donde

El violín de Kounellis en Milán

Lunes 27 de noviembre de 2017
Sala Binario – Frigoríficos Milaneses

Durante el encuentro, enriquecido con los testimonios de Carlo Crivelli, Damiano Kounellis, Arnoldo Mosca Mondadori, Daniele Pieroni, Mario Pieroni y Giacinto Siciliano, se presentó el volumen que recoge todo el proyecto.
La publicación, Di Paolo Edizioni, contiene el manifiesto de la obra de Kounellis, la partitura de Crivelli dedicada al artista y un escrito del poeta Daniele Pieroni. El libro se distribuirá en las prisiones de Italia y del mundo, así como en escuelas y centros culturales.
El evento finalizó con la ejecución en primera mundial de la pieza del Maestro Carlo Crivelli: El Violín de Kounellis, para 4 violines y orquesta de arcos del Conservatorio Bruno Maderna de Cesena.

El violín de Kounellis en Estocolmo

11/10/2018
Auditorium Nervi, Istituto Italiano di Cultura “C.M. Lerici”

El violín de Jannis Kounellis, obra donada por el artista a la Fundación Casa del Espíritu y de las Artes de Milán, nace con una misión: recorrer el mundo. Mostrarse como portador de un mensaje profundo y sobre todo vehículo de un mensaje de libertad, de la posibilidad de que encuentra su camino y su forma por una condición inicial de imposibilidad. En el interior de una cárcel, (el violín fue realizado en la escuela de liuteria de la cárcel de Opera) la música puede representar una expresión de libertad.

Este es el sentido del viaje a Estocolmo, donde el violín, acompañado de la música que Carlo Crivelli ha compuesto para Kounellis, se presenta en un lugar, el Instituto Italiano de Cultura, que es él mismo la representación de la creatividad libre de un maestro la arquitectura y el diseño: Gio Ponti. Un lugar donde la cultura ha sido iluminada por sensibilidad de un ingeniero humanista, Maurilio Lerici, que quiso este edificio como símbolo de una civilización del habitar que pone en el centro la idea de la cultura como lugar de intercambio y de confrontación. El evento tendrá lugar en el auditorio en colaboración con Pier Luigi Nervi. Un espacio en el que el arte y la ciencia de la construcción se encuentran en un combinación extraordinaria en la que la elegancia, la fantasía y la precisión técnica producen un resultado arquitectónico de alta calidad.

La ciudad misma es en sí misma lugar del reconocimiento de las excelencias de la investigación que ha necesidad de libertad para poder expresarse y realizarse. El premio, deseado por Alfred Nobel, se creó como estímulo para una investigación sin barreras ni prejuicios, y se destinó a “los que más contribuyeron al bienestar de la humanidad. Deseo expresamente que en el momento de la asignación de los premios no se tenga en cuenta la nacionalidad de los candidatos, que a ser premiado el mejor, ya sea escandinavo o no” (Alfred Nobel).

En un lugar que simboliza la apertura a la innovación y al futuro, el violín de
Jannis Kounellis, encerrado en su caja de hierro, claustrofóbico como una celda de prisión es el símbolo de las prisiones, pero también de las libertades que pueden nacer de ellas. Los escritos de Daniele Pieroni, en el catálogo de acompañamiento, sostienen también el sentido de esta capacidad de captar una luz también en el silencio grave y profundo de la propia pena.