El proyecto "El sentido del pan"

Los laboratorios de fabricación de hostias en el mundo

La posibilidad del renacimiento de cada ser humano parte de la dimensión espiritual y de la dignidad de cada uno en el centro.

En 2016, Año Jubilar, dentro de la Cárcel de Opera y con la colaboración de la Fundación Cariplo, se inició un laboratorio para la producción de hostias que implicó a algunos detenidos condenados por delitos graves. El sentido del pan ya vio en enero de 2016 el Papa Francisco consagrar las hostias preparadas para Obra con ocasión del Jubileo de los Emigrantes. La fuerza y la inmediatez del proyecto, que ve el pan para la celebración eucarística producido por quienes en su pasado ha matado pero ha seguido un auténtico itinerario de conversión interior y arrepentimiento, ha alentado la adhesión de más de 350 diócesis italianas y extranjeras, congregaciones religiosas, parroquias, monasterios, realidades cristianas y católicas, llevando (hasta la fecha) a la producción de más de dos millones de hostias elsentidodelpan.es@gmail.com.

El proyecto "El Sentido del Pan", a través del apoyo de la Fundación Casa del Espíritu y de las Artes, ha brotado en Italia y en el extranjero, en colaboración con asociaciones y realidades que sitúan en el centro la dignidad del ser humano y la unión inseparable entre Cristo y los pobres.

Donde

El primer laboratorio espiritual y de producción de hostias, nace en la cárcel de máxima seguridad de Opera, a las puertas de Milán.

Orando y pidiendo a Jesús cómo poder comunicar Su Presencia real en la Eucaristía a tantas personas, nació la intuición de hacer producir las hostias por las manos de personas que en su pasado habían cometido crímenes y se habían arrepentido, con la intención de dar a los sacerdotes las hostias que ellos produjeron para que las consagraran.

Una paradoja, un modo de comunicar a creyentes y no creyentes la Infinita Misericordia del Amor divino.

En la cárcel de Opera (Milán) nació este primer laboratorio y tres detenidos desde 2015 producen hostias artesanalmente. Hostias que se donan cada semana a decenas de iglesias en toda Italia y en el extranjero.

El Santo Padre bendijo el proyecto y consagró las hostias del pequeño laboratorio con ocasión del Jubileo de los detenidos, en la Santa Misa de San Pedro.

La dignidad también ha entrado en la cárcel. Los presos han aprendido un verdadero oficio y tienen un trabajo que les reconoce incluso un pequeño salario.

En segundo lugar, el proyecto "El sentido del pan" ha crecido: la idea nueva era que desde el primer laboratorio pudieran nacer nuevos “laboratorios eucarísticos” incluso en el extranjero.

Y así los detenidos se convirtieron en "formadores a distancia" y también gracias a sus videoconferencias, fue posible iniciar otros talleres en otros países.

Opera

Escuela para la vida y el laboratorio de producción en Sri Lanka

El proyecto "El sentido del pan" ha nacido también en Sri Lanka -gracias a las videoconferencias realizadas por los detenidos que trabajan en el laboratorio de producción de hostias de la cárcel de Opera- en el más proyecto School for Life, promovido por la Diócesis de Galle con el apoyo de la Asociación Francesco Realmonte Onlus.

Creado por el vicario episcopal Mons. Charles Hewawasam, está diseñado para promover la resiliencia en niñas abandonadas y jóvenes viudas que en un lugar acogedor, educativo y seguro pueden aprender un oficio. Para ellos, la alternativa sería la carretera. Para contrarrestar las muchas vulnerabilidades, dictadas sobre todo por la pobreza y la ignorancia, se han creado laboratorios para la producción de velas, manteles a los cuales del mes de julio de 2019 se unirá el nuevo taller de producción de hostias dedicado al Profesor Agostino Fusconi.

Esto permitirá una pequeña rentabilidad económica y sobre todo la construcción de profesionalidad y la conquista de dignidad social. El 21 de abril de 2019, Sri Lanka fue sacudido por una serie de ataques terroristas que afectaron a tres iglesias el día de Pascua durante la liturgia, causando la muerte de 359 personas. El proyecto de fabricación de hostias es también una muestra valiente de testimonio.

Sri Lanka

El Sentido del Pan en Mozambique

La Casa de la Misericordia es una estructura de la Archidiócesis de Maputo (Mozambique) cuya misión es la acogida, el acompañamiento y la ayuda a la reinserción sociofamiliar de antiguos presos y presos con pena alternativa a la cárcel. Desde enero de 2019 en la Casa de la misericordia es el proyecto de la producción de las hostias, florecido como una gema del “Sentido del pan” gracias a las videoconferencias realizadas por los detenidos que trabajan en el laboratorio de producción de hostias de la cárcel de Opera.

Cinco jóvenes de la Casa de la misericordia, detenidos y ex detenidos, están prestando sus fuerzas, su capacidad y su trabajo, por cerca de 8 horas al día, para preparar el pan para la celebración eucarística. Las hostias se producen porque se clasifican, con la ayuda de la Archidiócesis de Maputo, para llegar a las iglesias locales donde se reúnen semanalmente en miles de comunidades rurales y urbanas. La provincia de Maputo cuenta con casi 3 millones de habitantes, muchos de ellos católicos y antes del nacimiento del laboratorio se registraban grandes dificultades para satisfacer las necesidades de hostias.

Justo al lado de la sala donde se preparan las hostias ha surgido una cocina a leña en la que se preparan las comidas para los miembros de la Casa de la misericordia y donde desde hace unos tres meses ha nacido el programa “pan de vida” Es decir, un proceso de ayuda alimentaria para 50 familias que cada miércoles vienen a recoger una comida caliente confeccionada por un grupo de madres ayudadas por los jóvenes de la Casa de la Misericordia.

ostie05.jpg

Migas de vida

SIKU NI SIKU

El camino de un proyecto de amor, día a día


Desde la preparación de las hostias hasta las comidas para los pobres: “migas de vida” es un proyecto de amor.

Siku ni siku”, en la lengua ronga del sur de Mozambique donde está activo el proyecto “pan de vida”, apoyado por la Fundación Casa del Espíritu y de las Artes, significa “día a día”. Son las palabras adecuadas para expresar el camino de este “proyecto de amor” por Dios y por los hermanos necesitados que comenzó hace más de un año por gemación de Italia a la tierra mozambiqueña.

El proyecto de preparación de las hostias está desarrollando todo su potencial dando pasos de crecimiento día a día. Son varios los jóvenes del centro de acogida “Casa de la misericordia” (para ex detenidos y detenidos en libertad vigilada) que se alternan en la fabricación del pan ázimo que sirve para la celebración eucarística.

Así nos dice Pablo, el responsable principal del proyecto aquí en Maputo: “cuando preparo las hostias me siento feliz porque es un servicio a Dios. Después de la bendición del Padre durante la misa se transforman en el Cuerpo de Jesús. Preparo las hostias con atención sabiendo que servirán para las comunidades de los fieles de la Iglesia católica”.

Con cuánto cuidado estos jóvenes entran en la sala “San Giuseppe Lavoratore”, el “laboratorio de las hostias”, rezan y luego se dedican a las diversas fases del proceso productivo de las hostias, en un clima de silencio orante y de fraternidad entre ellos. Es conmovedor ver a antiguos reclusos que han vivido en el mundo de la violencia tratar así de las cosas santas.

El pan eucarístico prolonga sus efectos beneficiosos con el programa “migas de vida”

Cada semana reunimos en la Casa de la Misericordia a setenta personas necesitadas, principalmente ancianos y niños, para recibir una comida completa, preparado cuidadosamente, por grupos de tres señoras de la Legión de María que se alternan semanalmente. El número de necesitados aumenta y las peticiones de ayuda aumentan, en un Mozambique que que está sufriendo la enésima crisis postelectoral y el crecimiento de la pobreza generalizada a pesar del aumento del PIB … en beneficio de un puñado de ricos y en detrimento de una multitud de “Lázaros” que viven de migajas de vida al margen de la globalización de la indiferencia.

Gracias a las ayudas de la Fundación Casa del Espíritu y de las Artes, nuestro sueño de aumentar las “migajas” se ha realizado: para 2020 tendremos la posibilidad de ofrecer también un “gasto solidario” mensual a las familias que estamos acompañando en el programa.

Las migajas de nuestro pobre amor puestas en las manos de Jesús alimentan a la multitud hambrienta de pan y de Dios.

¡Gracias! ¡Kanimambo!

Siku ni siku

"El sentido del Pan" en Etiopía

Los llaman los perros callejeros. Sólo en Addis Abeba hay 100.000 niños que viven en la calle. Llegan casi siempre de los campos que rodean la capital etíope: hambrientos, antes que de alimento, de amor y de esperanza. A menudo, las familias se desintegran, el padre está ausente, la madre no puede alimentar a todos los hijos. Y ellos, los niños de la calle, llegan a la ciudad, soñando con un rescate humano y social, para poder contribuir quizás a ayudar económicamente a la familia. En cambio, acaban en la calle. Si está bien, piden limosna. Si sale mal, se convierten en pequeños gamberros, a riesgo de ser capturados por la policía local: por el robo de un espejo retrovisor, se puede hacer hasta 5 años de cárcel, abarrotado con otros 50 niños en naves de chapa sofocantes, sin ventanas, sin casi aseos.

Don Angelo Regazzo, o Abba Melaku, como lo llaman en Etiopía, se despierta todas las mañanas a las 4. Toma el autobús y da la vuelta por las periferias de la ciudad, yendo al encuentro de estos muchachos. Los carga a bordo y los lleva a Bosco Children, la misión que los salesianos fundaron en 2008 para dar precisamente una oportunidad a los menores. Aquí tienen la oportunidad de lavarse, comer y cambiar su vida si quieren. «La elección es personal», explica don Angelo, «y muy exigente. Los niños, que para soportar el hambre y el frío de la noche en la calle están acostumbrados a esnifar pegamento y a hacer pequeños robos, deben desintoxicarse y “enderezarse”. Sólo entonces podrán formar parte de nuestra comunidad y pasar de ser perros callejeros a ser niños buenos». En Bosco Children viven un centenar de muchachos: tienen la posibilidad, además de comer y lavarse, también de estudiar y, en el espíritu educativo de los salesianos de don Bosco, de aprender un trabajo: trabajo del cuero, sastrería, cocina…

«Pasan tres años con nosotros», añade don Angelo, que, junto con Abba Johannes, salesiano etíope, a voluntarios, educadores y formadores dirige la comunidad. «Uno de los momentos más importantes es el encuentro con los padres. Durante este período, aprenden un trabajo que les permitirá, una vez que salgan de Bosco Children, encontrar un empleo. Mientras tanto, durante su permanencia, los días festivos tienen la oportunidad de salir, para confrontarse con el mundo del que los hemos sustraído. Para ellos es una verdadera prueba, pero también es la posibilidad de aprovechar la profesionalidad aprendida. Lo que ganan pueden depositarlo en una cuenta a su nombre y nosotros, los salesianos, nos comprometemos a doblar la cifra».
En Bosco Children nació un laboratorio para la producción de hostias, realizadas por los niños de la calle y por los que están a cargo del correccional. Comenta don Angelo: «Se trata de una hermosa iniciativa, porque los muchachos pueden de este modo experimentar la misericordia y pueden aprender un oficio que los salva de la carretera. Nuestro deseo es dar las hostias: así como hemos recibido gratuitamente de la Fondazione Casa dello Spirito e delle Arti, también nosotros donamos gratuitamente a las demás parroquias, para multiplicar el bien y la solidaridad».

Etiopia

"El Sentido del Pan" encuentra casa en Pompei

La actividad de producción de hostias en Pompei está acogida en la "Casa Familia María Madre de Misericordia", surgida dentro del "Centro para el niño y la familia", querido por Juan Pablo II y dirigido por Rafael y Salvador Buonocore, de la Comunidad Papa Juan XXIII, fundada por Don Oreste Benzi.

Los que producen las hostias son las personas con discapacidades físicas y psíquicas que viven en el hogar-familia. El arzobispo de Pompei, Tommaso Caputo, bendiciendo a los locales y a las personas que actuarán en ellos, ha puesto de relieve "el fuerte vínculo que esta iniciativa establece entre Eucaristía y Caridad. Aquí, donde cada día es acogido Cristo sufriente en los hermanos y hermanas en dificultad, ellos mismos prepararán las hostias que se convertirán en el Cuerpo de Cristo".

Las hostias producidas serán donadas al Santuario de la Virgen del Rosario de Pompei - fundado a finales del siglo XIX por el Beato Bartolo Longo - y a todas las Parroquias que lo soliciten.

Buenos Aires – Padre Adrian Bennardis

En las afueras de Buenos Aires el 13,8% de los menores se acuesta sin cenar. Uno de cada diez vive en la indigencia.

El padre Adrián Bennardis, responsable de Infancia y adolescencia en peligro de la archidiócesis de Buenos Aires, cura villero, es decir, sacerdote en servicio pastoral en las villas, los barrios pobres periféricos de Buenos Aires.

Instituyó los Centros barriales Hogar de Cristo, donde hospeda a los chicos que tienen problemas de dependencia. Serán ellos los que producirán las hostias.

El proyecto comenzará en marzo de 2020.

“El Sentido del Pan" en Alcoy - España

La Comunidad de vida contemplativa "San Juan de Ribera", Alcoy, España

Un lugar espiritual único en el cual serán producidas las hostias que se donarán para testimoniar la Presencia del Señor Jesucristo en la Santísima Eucaristía.

Las mismas hermanas producirán las hostias para donarlas a todas las iglesias que lo soliciten, con el fin de testimoniar el carisma de su monasterio: adorar y reconocer que en el Santísimo Sacramento existe la Presencia real de Cristo y rezar en reparación por los delitos cometidos contra la Santísima Eucaristía.

El donar las hostias a los sacerdotes tiene un gran significado ya que se les pedirá que testifiquen y comuniquen a los fieles el amor por la Eucaristía.

 

La Comunidad pertenece al Instituto "Siervas del Señor y la Virgen de Matará", perteneciente a la Familia Religiosa del Verbo EncarnadoSu propósito específico es la evangelización de la cultura, en modo tal que el Evangelio tenga sus raíces en la vida y la cultura de cada nación.

LA HISTORIA

Desde 2017, la Comunidad ha residido en el histórico Monasterio del Santo Sepulcro, donde en 1597 el Arzobispo de Valencia San Juan de Ribera (1533-1611) fundó la Orden de Agustinas Descalzas para reparar el robo sacrílego de las formas consagradas, perpetrado en la parroquia de Santa María en la ciudad de Alcoy, en el año 1568.

Por este hecho, los habitantes de la ciudad de Alcoy han prometido erigir un templo para conmemorar "el robo y descubrimiento de las formas sagradas".

En este templo se conserva la imagen milagrosa del Niño Jesús, que cambió su postura original para indicar el lugar donde el ladrón había escondido el Copón que contenía el Santísimo Sacramento. Del mismo modo, el lugar donde fue encontrado está marcado por una imagen del Cristo reclinado del que la iglesia y el monasterio toman el nombre de "Santo Sepulcro".

 

"El lugar donde fue encontrado está marcado por una imagen del Cristo reclinado del cual la iglesia y el monasterio toman el nombre de "Santo Sepulcro ".

Después del milagro, y para promover la devoción eucarística, se concedió el privilegio de poder celebrar el Corpus Christi dos veces al año.

Image

LA ORACION

La comunidad reza por la educación católica en todos los niveles y el hecho de que haya sucedido a la comunidad de Agustinas Descalzas de San Juan de Ribera en este monasterio, hace suya la intención de reparar los delitos cometidos contra la Sagrada Eucaristía.

Desde hace dos años, la comunidad ha tenido la inmensa alegría de lograr que la Capilla de Adoración Perpetua de la ciudad de Alcoy opere en la iglesia de su monasterio, perpetuando así el homenaje del amor reparador en presencia de nuestro Señor en el Santísimo Sacramento.

Por esta razón, la comunidad está profundamente agradecida de poder participar en la importante tarea de hacer las hostias para el culto eucarístico.

Image

«La Casa del Pan»

Donde nace Jesús, nace el pan

En los próximos meses nacerá un nuevo laboratorio de producción de hostias en Belén (Palestina), en colaboración con el Hogar Niño Dios, un hogar para niños y adultos con discapacidades físicas y mentales, abandonados o con graves necesidades.

En el laboratorio de producción de hostias trabajarán las Hermanas "Siervas del Señor y la Virgen de Matará", pertenecientes a la Familia Religiosa del Verbo Encarnado, junto con los chicos y chicas con discapacidad del Hogar Niño Dios. Las formas producidas serán donadas a algunas Iglesias de Tierra Santa y Jordania.

El HOGAR NIÑO DIOS es una obra de caridad nacida hace 15 años y pertenece a la Familia Religiosa del Verbo Encarnado, donde religiosos y sacerdotes trabajan incansablemente para ofrecer a los más necesitados una familia, el cariño y la asistencia, de las cuales estos niños carecen. Hoy esta casa acoge a 36 niños y adolescentes con discapacidades físicas y mentales, que no tendrían otro lugar a donde ir; mientras siguen a niños con discapacidades a través de actividades de la tarde.

Image

Dentro del Hogar, los niños encuentran corazones listos para recibirlos y amarlos.

En un contexto que ya es pobre y se caracteriza por una situación endémica de tensión, los niños con discapacidad y afectados por malformaciones a veces son abandonados por las familias.

Muchas veces, los padres no saben cómo hacer frente a las discapacidades de sus hijos debido a la falta de una cultura de asistencia a los más débiles y desfavorecidos. Hay muchas familias que no saben cómo tratar al familiar discapacitado o, en algunos casos, no creen que se pueda hacer algo para mejorar su condición (escuelas específicas, terapias específicas) y, por lo tanto, se limitan solamente a alimentarlos y mantenerlos con vida.

En el Hogar Niño Dios, los sacerdotes y religiosos se comprometen a ofrecer a estos niños y adultos discapacitados una atención completa que incluye no sólo la salud sino también una escuela especial y diversas actividades que tienen como objetivo el desarrollo de la persona, desde los más pequeños hasta los más grandes, en sus diferentes habilidades.

 

Pero todo esto no sería posible sin la oración. Por esta razón, los sacerdotes celebran la Santa Misa donde se renueva el Santo Sacrificio de Jesús y donde se da ese Pan de Ángeles como un "regalo" y "alimento", y donde los miembros de la Familia Religiosa del Verbo Encarnado se fortalecen para sanar a Jesús en los más necesitados, para ser un instrumento de la Divina misericordia, para amar al Señor mismo presente en aquellos que son su imagen del sufrimiento en el mundo "Porque tenía hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber; era un extraño y me recibisteis, desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, prisionero y vinisteis a visitarme". (Mt 25, 35-36).

Durante el tiempo de la pandemia, sin descuidar la asistencia de los niños, los religiosos y religiosas, los voluntarios y los empleados se turnaban en la adoración eucarística, 6 horas al día, concluyendo con la bendición eucarística.

La Santa Misa junto con la adoración eucarística son el centro del día y la Fuente de todas las bendiciones que recibe esta obra de Caridad, para ser una luz en la Tierra que Jesús eligió para nacer.

“El Sentido del Pan" en Túnez

Está por comenzar el taller de producción de hostias, dirigido por las hermanas Siervas del Señor y la Virgen de Matará de la Familia Religiosa del Verbo Encarnado.

La misión en Túnez comenzó en 2005. Las hermanas tienen dos comunidades, una para la asistencia pastoral de la Catedral, donde trabajan los sacerdotes, y la otra que se encarga de una escuela.

Esta escuela es una de las nueve escuelas que la Iglesia tiene en Túnez. Son escuelas a las que asisten musulmanes.

 

En la Catedral, las monjas ayudan en la sacristía, la liturgia, el coro, la visita a los enfermos y los ancianos, los grupos de jóvenes y en todo el cuidado pastoral. También están a cargo de la Casa Diocesana en Túnez, que es una casa para voluntarios, religiosos y jóvenes estudiantes, en su mayoría europeos, que asisten a cursos de árabe.

Dentro del Hogar, los niños encuentran corazones listos para recibirlos y amarlos.

También abrieron una residencia universitaria para chicas subsaharianas, para ofrecerles contención y un ambiente cristiano y familiar. Esta casa depende completamente del Instituto y actualmente cuenta con seis jóvenes.

 

Túnez es un país musulmán, con una presencia cristiana mínima, compuesto casi en su totalidad por extranjeros, entre ellos casi todos son jóvenes africanos que vienen a estudiar a la universidad.

Por esto, las monjas a menudo tienen dificultades para encontrar los elementos necesarios para la liturgia, especialmente para encontrar las hostias. Estas siempre vienen del exterior, por lo tanto, es necesario proporcionar las hostias necesarias para todas las parroquias y comunidades, aprovechando los viajes al exterior. Incluso ha sucedido que se han llegado a quedar casi sin hostias, como en este tiempo de pandemia donde se cancelaron los vuelos.

Que puedes hacer

Apoya un proyecto

Ayúdanos a apoyar o crear un nuevo laboratorio para la producción de hostias en el mundo.